Ética y deporte.

10/2/13

Un mal día para el deportista.

Ayer tuve uno de mis peores días como deportista. Llevaba tiempo sin jugar con mi equipo un partido, lamentablemente esta temporada no puedo disfrutar todo lo que quisiera de mis compañeros y del mister. Llegué tarde y jugué un poquito que agradecí como un pequeño un chupachups. El partido era tenso, y mi equipo estaba jugando fenomenal. Noté un cambio en muchos jugadores que han crecido mucho esta temporada y en Plácido, por fin ha logrado transmitir al equipo la IDEA de waterpolo que el equipo necesita. Estaban todos tan concentrados, tan metidos en las cosas que tiene que hacer cada uno. Fue fantástico. Pero el final del partido se volvió cruel. El equipo dudó, y entonces Melo, uno de los árbitros vio la duda y se tiró a por la presa como una fiera. Fue rociando el partido de diferencias de criterio y lo culminó con dos goles fantasma. La película acabó mal, como no podía ser de otra forma. Cuando ví a Plácido lamentándose, después de haberlo visto tan concentrado y tan orgulloso de su equipo.529454_10152525367025246_409800207_n

Como deportista dije ayer que la culpa la tuvo el equipo, que un equipo no puede dudar. Sin embargo algo hizo que cambiara mi perspectiva sobre el asunto. Tengo la objetividad ahora, del que está más desligado de la presión por conseguir uno u otro resultado. Lo único que me mueve es disfrutar con mis compañeros y con los jugadores de los otros equipos, no ganar o perder. Disfruto más cuando gano, pero al final tampoco tiene tanta importancia para mí a estas alturas. La película de ayer la hemos visto todos muchas veces, además los protagonistas no suelen cambiar. Cuando un árbitro en 18 años se equivoca 200 veces y son 200 veces a favor del mismo hay algo que no funciona.

Lo que me conmovió fue ver la impotencia de mis compañeros y mi entrenador. Mi entrenador justo al terminar el partido se fue corriendo a hablar con el árbitro y yo salí corriendo detrás de él para evitar que le dijera nada. Al final, le dio la mano y nos fuimos al vestuario. Plácido y yo tuvimos miedo, tuvimos miedo ante los que mandan y no protestamos ante una situación que es claramente injusta y mi pregunta es ¿Es realmente educativo un deporte que permite e incluso fomenta actitudes de prepotencia, de injusticia y de sometimiento? ¿Es realmente democrático nuestro deporte?

Y me puse a pensar: Imaginad que los equipos puntuaran a los árbitros después de los partidos. El entrenador y el capitán, después de escuchar a los jugadores. Los árbitros con peores puntuaciones podrían someterse a esas puntuaciones, arbitrando más o menos o cobrando, igualmente, más o menos en base a esas puntuaciones. ¿No sería más justo y democrático?

Las federaciones deportivas no son instituciones democráticas de hecho. Los deportistas de base deberíamos estar mucho mejor representados en ellas y el proceso debería ser mucho más transparente y participativo. ¿Cuántos de vosotros deportistas durante años, lustros, décadas habéis participado en unas elecciones en vuestra federación? ¿Cuántos de vosotros os sentís representados de verdad por ella?

Lo que me duele de verdad es que hay chicos jóvenes que invierten mucho en el deporte, que se dejan parte de su vida en ir a entrenar cada día a la piscina y ponen el alma en ello. Me gustaría que los verdaderos deportistas pudiéramos hacer algo por alejar a la gente que perjudica al deporte del deporte. Hasta que eso ocurra, vamos jodidos.

25/09/12

Natación Sincronizada

Los profesionales del Deporte y la Actividad Física tenemos una formación sólida en lo que se refiere al estudio de estos fenómenos desde diferentes ámbitos, entre ellos también, la dimensión ética del Deporte. Particularmente tuve la oportunidad de estudiar en Valencia con referentes en este campo como Mariángeles Caja y José Devís. Creo que esa formación es fundamental y el caso que hoy quiero tratar así lo refleja.

Quince ex-nadadoras del equipo nacional de Sincronizada han publicado una carta donde denuncian la actitud déspota de la hasta hace poco seleccionadora nacional Ana Tarrés. El deporte de élite implica sacrificios que son difíciles de comprender para las personas ajenas a estas situaciones. El problema, en este caso viene además, cuando esos sacrificios se unen a un trato vejatorio y, en definitiva, una falta de la más mínima ética deportiva, lo que sucedería sin duda, de ser ciertas las acusaciones que en la carta se vierten.

La natación sincronizada ha crecido enormemente con los éxitos de las nadadoras que, no olvidemos, han sido entrenadas por Ana Tarrés. Lo cuál nos lleva a otro peligro no menor. Los deportistas de élite se convierten en su mayoría en figuras de referencia para el resto de deportistas y aficionados y jóvenes que se inician en el deporte. En muchas ocasiones, el deporte de base, si no está guiado por personal con la formación adecuada, tiende a asimilar los objetivos deportivos, los métodos y sistemas de entrenamiento del deporte de élite. Sin embargo, hemos de recordar que los deportistas en periodo de formación no tienen ni las capacidades físicas, ni técnicas, ni la madurez psicológica para afrontar estos desafíos, lo cuál, evidentemente agrava la situación.

En mi opinión, el deporte de élite, puesto que es y se convierte diariamente en un ejemplo a seguir por nuestros deportistas debería ser extremadamente respetuoso con su dimensión ética y las autoridades que tienen responsabilidad sobre él, deberían actuar en consecuencia, aunque en ocasiones pueda suponer renunciar a éxitos en el corto plazo.

A continuación os dejo la carta íntegra de las ex-nadadoras:

El contenido de la carta contra Anna Tarrés de quince ex nadadoras de la selección española de natación sincronizada es el siguiente:

“Nadie puede cuestionarle a Anna Tarrés los resultados obtenidos. En sus 15 años de trabajo ha conseguido sacar a un deporte del anonimato y llevarlo a lo más alto, 55 medallas la avalan. Aun así, el presidente de La Real Federación Española de Natación, Fernando Carpena, ha dado el paso con fecha 6 de septiembre del 2012: No renovará contrato “por razones técnicas y por políticas deportivas”, a Anna Tarrés, hasta ahora seleccionadora nacional del Equipo Español de Natación Sincronizada.

Ella misma se define como una persona con carácter, militante de sus chicas y de su equipo, defensora del deporte femenino, emprendedora, inconformista y luchadora. Con grandes resultados encima de la mesa, Tarrés declara que no entiende las razones del cese de su contrato después de dedicar gran parte de su vida a este deporte… Ahora llegó el momento de explicárselo.

Tras una amplia carrera como deportistas de elite en natación sincronizada y la experiencia de haber tenido a Anna Tarrés como entrenadora, hoy decidimos unirnos para contar nuestra historia, para dar voz a todas aquellas cosas que hasta el momento han quedado escondidas bajo las medallas.

Cuesta entender que nadie haya hablado hasta ahora, o que las pequeñas cosas que se han dicho hayan parecido no tener suficiente importancia, lo cierto es que nosotras mismas tenemos parte de culpa al haber creído siempre que nuestro esfuerzo no serviría de nada, de alguna manera se nos hacía creer que Anna era una figura inamovible, implacable, que siempre tendría poder; o estabas con ella o contra ella, y estar contra ella significaba despedirte de tu carrera deportiva para siempre. Es por eso, que cuando intentamos hablar hace años de las malas prácticas de Anna Tarrés a las Instituciones que mueven éste deporte, no nos escucharon.

No estamos aprovechando el momento, nosotras ya no volveremos a nadar ni tenemos ningún deseo de repercusión mediática, simplemente queremos denunciar lo que hemos vivido para que la sociedad sepa el precio que se ha tenido que pagar hasta ahora, para subir a un podio de la mano de Anna Tarrés. No somos nadadoras frustradas que no hayamos podido asimilar que otras nos pasaran por delante, somos deportistas de elite y sabemos perfectamente lo que esto significa: sacrificio, entrega, rigor, disciplina, respeto, dedicación, coraje, constancia, trabajo en equipo, llevar tu cuerpo a límites casi inhumanos día tras día, renunciar a casi todo... Es un camino duro, muy duro, con mucho sacrificio físico y mental pero también cargado de sueños y objetivos. Sabemos lo que es ganar y sabemos lo que es perder, nadie se queja del trabajo duro, la máxima exigencia o la disciplina que tiene que ejercer un entrenador sobre su equipo, pero sus formas no han tenido límites y sin límites cayó en un “TODO A COSTA DE TODO”, un método peligroso y perverso, donde el fin justifica siempre los medios.

Un buen entrenador debe ser capaz de liderar ganándose el respeto y la admiración de su equipo, pero Anna optó por el camino fácil, sembrar el PÁNICO para que nadie le causara el más mínimo problema, negándose a aceptar críticas y opiniones de gran parte de las personas que estábamos implicadas en su proyecto; utiliza la manipulación y el desgaste psicológico como herramientas para mantener a las nadadoras bajo control; o te conviertes en su marioneta o te olvidas de un deporte por el que has trabajado casi toda tu vida.

Como directora de su pequeño imperio ejerce de Dictadora, aparta a todos los que demuestran tener más potencial que ella, sólo se rodea de personalidades sumisas que hagan funcionar su estructura a la perfección, ella necesita controlarlo todo y se muestra muy orgullosa de ello. La anulación de cualquier iniciativa que vaya en contra de sus intereses, los desprecios, amenazas, falsas promesas, coacciones, horarios incumplidos, humillaciones, insultos, acosos, manipulaciones y faltas de respeto, son algunas de las cosas que tienes que soportar si quieres formar parte de su equipo.

Ella juega con que nadie te obliga a estar ahí, y es cierto, si no eres tú será otra la que llegue, pero creemos que el fin no lo puede justificar todo y que hay otros caminos para llegar a lo más alto de cualquier disciplina.

Escuchar frases como: “No tengo la sensación de haber hecho nada mal” o “Tengo la conciencia muy, muy tranquila”, nos ponen los pelos de punta. Trece nadadoras están ahora en la cumbre de este deporte pero generaciones enteras desaparecieron por no querer acatar sus órdenes sin objetar, por hablar, por creer en un deporte más saludable, en unos resultados igual o mejores, sin desprecios ni castigos absurdos, por defender una Sincro honesta, sana y sin miedo.

Anna sabe protegerse muy bien y tiene capacidad para justificarlo casi todo, pero tal vez hay que plantearse ¿por qué ninguna de sus chicas ha salido realmente en su defensa?, ¿Dónde están para denunciar una “injusticia” si como dice, es cierto que creen tanto en ella? Los silencios o las frases esquivas quizá hablan más de lo que algunos querrían.

Tarrés dice que se le hace difícil pensar que haya alguien preparado para sustituirla, curioso también que después de tantos años de trabajo no haya conseguido formar a nadie, quizás es que no ha sabido nunca delegar ni compartir su trono. Nosotras creemos que hay muchas personas preparadas para seguir con su trabajo, personas con grandes capacidades de liderazgo que han estado ahí y siempre las ha ocultado, con muchísimo conocimiento y lo más importante, buenas personas a las que aparte de los resultados, les importan verdaderamente las nadadoras.

Nos hemos unido sin más pretensión que la de dar a conocer una realidad cubierta de mentiras y silencios, para apoyar una decisión arriesgada pero totalmente justa, para celebrar el inicio de un nuevo proyecto en el que los valores del deporte tengan una cabida real y sobre todo, para que nada de lo que denunciamos vuelva a repetirse. El deporte español no debe admitir, ni sentir orgullo de medallas conseguidas A CUALQUIER PRECIO”.

Experiencias personales

 “Esta medalla no te la mereces, no has hecho nada por conseguirla… Es para mi hija, que le hace mucha ilusión” (Mientras me arrebataba la medalla al bajar del podium del preolímpico de Pekín 2008, después de formar parte del equipo nacional más de 15 años). Paola Tirados Sánchez (Las Palmas de Gran Canaria, 1980). Nadadora de la Selección Nacional hasta el año 2009. Actualmente Arquitecto Superior

– “No estés tan contenta que los méritos no son tuyos, solo has tenido suerte de llegar en este momento”(Tras recoger la medalla del mundial de Montreal 2005, cuando iba a enseñarla emocionada a mi familia). Cristina Violán Espinosa (Tenerife, 1988). Nadadora de la Selección Nacional hasta el año 2009. Actualmente cursando sus estudios de Arquitectura Superior en la UPC.

 “No vas a ir a recoger la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo porque eres inferior a las demás del equipo” (Tras conseguir la medalla Olímpica de Pekín 2008 junto a todo el equipo). Laura López Valle (Valladolid, 1988). Nadadora de la Selección Nacional hasta el año 2009. Actualmente cursando sus estudios de Magisterio en la Universidad de Valladolid y Entrenadora del equipo de Sincro del Club Natación Sincronizada Fabio Nelli.

– “No vengas a hacerte la estrecha, si te has follado a todo lo que se mueve” (tenía tan solo 14 años, esa es la corrección a un ejercicio técnico en el que el cuerpo no lo logré poner en la posición correcta. Gritó durante 10 minutos fuera de sí, diciéndome barbaridades, mientras se paralizó el entrenamiento de todas las niñas y el resto de las entrenadoras escuchaban atónitas).

– “Anna, ¿puedo salir del agua un segundo a vomitar? Tengo muchas náuseas (5 horas dentro del agua). Respuesta de Anna Tarrés: “¡No! ¡Trágatelo que aún te queda una hora y media para terminar! Si no, fuera, te vas a tu casa y no vuelvas“. Ana Violán Espinosa (Tenerife, 1980). Nadadora de la Selección Nacional hasta 1997. Actualmente Médico.ç

– “Habrás quedado bien en figuras, pero con lo gorda que estás no puedo desfigurar al equipo” (1,75 cm y 57 kilos). Caí en una bulimia. “Fuera del agua GORDA, VETE AL PSICÓLOGO”, me echó porque no entendía el catalán y pedí que me hablara en castellano. (Sevilla, 1981). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2003. Actualmente Periodista.

– Eva Zhdanova (Moscou, 1993). Nadadora de la Selección Nacional en 2009-2010.

– Neus Seguí (Barcelona, 1885). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2003.

– Jordina Pallarols (Barcelona, 1985). Nadadora de la Selección hasta 2003.- Laia (Barcelona, 1984). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2003.

– Julia Casals Martinez (Barcelona, 1986). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2003.

– Itziar Aspe Lima (Madrid, 1984). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2002. Actualmente entrenadora del Real Canoe NC y ha sido entrenadora de la Selección Nacional Infantil desde 2006 hasta 2010.

– Lara Oyonarte Da Rocha (Sevilla, 1983). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2002.

– Itahisa Robaina Dávila (Las Palmas de Gran Canaria, 1982). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2002.

– Carla Violán Espinosa (Tenerife, 1984). Nadadora de la Selección Nacional hasta 2001. Actualmente Abogado.

NOTA:

“Procedemos de todas las partes de España, también de Cataluña y es por ello que la traducimos a esta lengua, para que quede constancia que las nadadoras catalanas también luchamos por un deporte digno.

Este paso que hemos dado no es algo fácil ni sencillo, somos conscientes que no todas las personas somos iguales y que cada una de nosotras tenemos nuestras propias circunstancias. Es por ello que algunas nadadoras que suscribimos este manifiesto, hemos preferido guardar el anonimato, omitiendo algún dato personal”.

Anuncios

3 pensamientos en “Ética y deporte.”

  1. En mi opinión, está muy bien explicado y detallado. Al principio un poco largo pero me parece bastante completo con los datos y aportaciones sobre las experiencias personales de las nadadoras.

    Me gusta

  2. Desde nuestro punto de vista, no podemos opinar con toda la certeza porque no esta realmente demostrado, quien de verdad sabe lo que ha pasado son las nadadoras y su entrenadora. Si fuera cierto lo que dicen, es normal que la despidan por maltrato psicológico a las nadadoras. Los logros que hasta ahora han tenido las nadadoras son gracias a su propio esfuerzo, ya que es un deporte muy difícil y lo que menos necesitan es que alguien les baje tanto la moral como la autoestima. La entrenadora debería haber tenido en cuenta el gran esfuerzo que este deporte supone y los muy buenos resultados que ha obtenido España en varias de las grandes competiciones a nivel mundial y en vez de machacarlas, animarlas a progresar y acabar su carrera con muy buenos resultados, mejores aún. Además, la entrenadora cobra por hacer su trabajo, no por eliminar la autoestima y la moral de su equipo, debería de hacer un mínimo esfuerzo por hacer bien su trabajo y no destrozar la carrera de estas nadadoras. Ana y Sofía1ºBATC

    Me gusta

  3. El texto está muy bien explicado y argumentado.
    Nuestra opinión es que las nadadoras se esfuerzan cada día para progresar y mejorar. Deberían tener apoyo de su entrenadora, ya que ella es el ejemplo para hacerlo lo mejor posible en lugar de ser maltratadas psicológicamente. Si esto que cuentan es cierto, nos parece bien la decisión que tomaron al escribir la carta e intentar su despido. De todas formas es algo que pasó entre ellas y nadie más puede afirmar y negar los hechos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: